Prácticamente todo se encuentra listo para que el próximo 17 de Diciembre, Juan Rodolfo Sánchez Gómez, rinda protesta como presidente municipal de esta ciudad, capital del estado de México, en sesión solemne que la actual administración realizará una vez que se ha hecho la petición formal por parte del equipo de transición de Juan Rodolfo liderado por el que será Secretario del Ayuntamiento y encargado de la representación del equipo de transición y partidista de MORENA en el Instituto Electoral del Estado de México, Ricardo Moreno Bastida.

El equipo de transición entregó en petición formal además de esta solicitud de toma de protesta, los documentos que contienen incluso, un pequeño llamado al ayuntamiento de Fernando Zamora, para que aceleren los trabajos de “re-encarpetamiento” de calles en mal estado, y recubrimiento práctico de baches que existen en la red de calles y avenidas de la ciudad y sus delegaciones municipales, no se diga del mal estado de las carreteras que conducen a estas tanto en el norte, oriente, poniente y sur del Valle de Toluca.

¿Porque re-encarpetamiento?. Pues porque se la pasan rascando la calle a componer, con una máquina que sirve para “encarpetar” nuevamente con el mismo material, se puede decir, “reciclando” el material defectuoso y dándole sólo una mínima repasada a la calle y dejándola planita pero con el mínimo estándar de calidad, es más que una compostura, sólo una “repasada” para taparle el ojo al macho y que la gente piense que se ha hecho un buen trabajo.

Ese trabajo por consecuencia en temporada de lluvias se vuelve a descomponer, y prácticamente lo que se presumía haber realizado bien, pues lamentablemente ya no queda como se pretendía en buenas condiciones.

Y esto viene de ayuntamientos atrás, que una vez que tuvieron a su gusto la maquina recicladora de asfalto, pues pretendieron hacer ver a la ciudadanía, que se había hecho una buen labor, lo cual es falso, esta obra correspondiente a la ingeniería, debería realizarse como cuando se tendió por primera vez el asfalto, cuando una calle afectada por lluvias, el tiempo, el uso y mal estado en que se encuentre, amerita que se le saque por completo el asfalto, se vaya a tirar algún socavón y se tienda un nuevo material, que permita obtener no sólo la calidad deseada sino la durabilidad de una obra por al menos 25 años.

Ahora, los asfaltos ya no son mérito de uso cotidiano en una ciudad, sino lo son para una carretera o autopista, menos para una calle con circulación constante, el uso de transportes pesados como son los autobuses urbanos, viene deteriorando un tendido flojo, corriente y no tan voluminoso que digamos en el trabajo que hace un ayuntamiento, la mayoría de estas obras no duran ni siquiera un trienio.

Urge que los encargados de obras en los ayuntamientos en el estado de México, apliquen ya medidas de austeridad, pero para largos años y no para una temporada mínima, es decir, arreglar una calle con mezcla de cemento hidráulico con un grosor de al menos 20 centímetros, tal y como ya lo vienen haciendo algunos ayuntamientos en el sur del estado y vaya que les ha funcionado enormemente,

Los encarpetados sólo se tienen con volúmenes de 10 centímetros, y ya se ha visto que no tienen larga duración, sobre todo cuando se recicla el mismo material, mezclado con un poco del que se usa tan corriente y barato, por ende los resultados que se han obtenido y las consecuencias de una obra desastrosa en tan poco lapso de duración, y con ello la evidente corrupción en el uso de materiales corrientes.

Por lo tanto, el ayuntamiento que tiende a encaminarse para el próximo año en Toluca, deberá contemplar esta posibilidad de usar materiales adecuados y exactos para realizar obras de encementado hidráulico, en las calles y avenidas y no de asfalto, porque de otra forma, caerían también en el mismo vicio de los anteriores ayuntamientos que sólo se han dedicado a invertir en otros menesteres pero que no hacen lo lógico y normal para beneficio de la población.

Lamentablemente los intereses políticos, siempre van a estar por delante de los del pueblo, cada personaje pintoresco que llega a ocupar la silla municipal de la capital del estado de México, sólo se dedica hacer lo que más le conviene, trabajar el voto para su partido y la consecución del poder para el próximo correligionario, no así para realizar un trabajo acorde a las necesidades y beneficios de la población.

Se espera que en lo que le toca en tres años a Juan Rodolfo, se haga posible y en lo que se pueda hacer en tan sólo tres años, un cambio en la obra que realiza y le toca hacer a un ayuntamiento, así mismo y en este caso tan especial, el problema de una inseguridad pública que ya no es tolerable por parte de la ciudadanía.

Este lamentable suceso está preocupando a los toluqueños, ya que al menos desde unos cinco años a la fecha, la situación de la inseguridad ha venido creciendo lamentablemente y sobre todo los delitos de alto impacto, como son los “levantones”, secuestros y sobornos tanto a la población como al sector comercial, que es donde más preocupa a grupos organizados de comerciantes en toda la ciudad.

Se ve a leguas, que el temor ha sido infundado por grupos de delincuentes que ya le tomaron la medida a las autoridades y a sus víctimas, sobre todo con el asunto del soborno, pidiendo “cuotas” significativas para “cuidarles” sus intereses, cuando son estos grupos delincuenciales los que saben hacer su trabajo delictivo sin que las autoridades hagan algo al respecto.

 

Pues toca ahora a Juan Rodolfo Sánchez, hacer una titánica labor en materia de seguridad pública, y sabemos de antemano que va a ser muy complicado que hagan un trabajo completo, como se pretende hacer, al menos va a iniciar una operación efectiva en materia de seguridad que podría heredar a la siguiente administración municipal, pero al menos va a iniciarlo, lo que no han hecho las anteriores administraciones.

Toluca- Estado de México, Jueves 06 de Diciembre de 2018